Santísimo Cristo de La Laguna

Escultura de bulto redondo, del siglo XV, de estilo gótico y perteneciente a la escuela flamenca. Se encuentra en el retablo de la Capilla Mayor. Dicha obra es una de las mejores imágenes que forman parte del Patrimonio histórico de Canarias. Su llegada a la iglesia del convento de San Miguel de las Victorias, es ambiguo; se presupone en las fechas de 1498, 1510 o 1520. Fue traída posiblemente a Tenerife por el Adelantado Alonso Fernández de Lugo. Pieza artística, de tamaño natural, que evoca el espiritualismo nórdico, atendiendo también a un gusto italianizante, de facciones realistas y un detallismo que recuerdan a los maestros flamencos de la pintura gótica internacional. Posee elegancia, delicadeza y a la vez ligereza que se adquiere a través de su cuerpo en actitud distorsionada y angulosa, que muestra de forma destacada su sentido del movimiento. La imagen nos expresa un sentimiento de conmoción, contemplación y austeridad, queda patente por lo tanto, su intensidad dramática.

Entre sus detalles, destacan unas inscripciones que se incluyen en el paño de pureza o perízonium, que está ajustado a las caderas y ladeado a la izquierda; sus plegados hacen un efecto de luces y sombras.

Éstas inscripciones se sitúan, por un lado en la parte superior del paño, que posee un conjunto de letras con adornos florales. Otras, en la parte lateral, más desapercibidas, nos hablan del autor y fecha de su talla. Su calidad como obra de arte es sobresaliente, al igual que su importancia devocional.

Cruz del Cristo de La Laguna

Madera revestida en plata de estilo barroco. Perteneciente al retablo de la Capilla Mayor. Fue un obsequio de Francisco Bautista Pereira de Lugo al convento franciscano de San Miguel de las Victorias, quien lo realizó junto con los clavos, también de plata. Su sencillez ornamental no fue premisa, para la influencia que tuvo en la orfebrería canaria. Hubo una Cruz anterior a la ya comentada, que fue la primigenia del Santuario, era de madera, quedando ésta en el convento de las religiosas de Santa Clara, donde aún recibe culto y veneración.

Retablo del Cristo de La Laguna

Lo conforman nicho, sagrario y frontal; es de plata repujada, del siglo XVIII y artísticamente hablando, del estilo barroco. Se encuentra situado en la capilla mayor. Es uno de los mejores ejemplares existentes en España.

Su coste estuvo a cargo de Mateo Velusco en el año de 1675.

Su frontal es el mas antiguo que se encuentra en las Islas y fue un regalo de Alonso de Nava y Grimón y de Alvarado Bracamonte. Su realización estuvo a cargo de orfebres canarios. Se concibe a manera de lienzo, la división se realiza mediante galones cincelados y está dividido en dos zonas, una superior más estrecha que la inferior.

El panel superior, posee un motivo ornamental, que forma una serie de tallos, hojas, flores y granadas, que se repiten en toda la superficie. Su inspiración son los retablos barrocos isleños, que eran ejecutados por artistas portugueses y andaluces.

El recuadro del centro, lo ocupa un blasón de la casa del donante, la familia de Nava y Grimón.

La parte inferior se divide en cinco paneles mientras que la mesa del altar posee un basa y sobre ella cuatro soportes que sostiene el Ara y contiene decoración vegetal.